¿Por puritano?

“No creo que haya consenso en este momento”, le dice Daurka a la BBC. “Lo que es intimidante u hostil o degradante ahora ciertamente no lo era hace unos 30 años. Esas palabras tienen que ser parte de una discusión. Realmente nos toca a nosotros como sociedad decidir si algo es aceptable o apropiado”.

Al igual que en el ámbito social, hay espacio para la interpretación y ese es el espacio en el que surgen los problemas.

“Las normas sobre el acoso sexual no son viables, punto”, opina Catherine Hakim, del centro de investigación, Civitas, interesado en el gobierno limitado y la libertad personal. “La ley es demasiado cruda para ser utilizada para regular la interacción social en cualquier sociedad”.

 

Hakim piensa que en algunas culturas, como la británica, la gente es demasiado mojigata. “La incapacidad del puritano, anglosajón, del norte de Europa para lidiar con cualquier cosa sexual hace que le ponga matices a todos los comportamientos, incluyendo el coqueteo en el trabajo. Lo que se considera como un elogio o una rutina de seducción en el continente, en el norte de Europa es más probable que sea acoso sexual marcado”.

Que vuelva Mr. Darcy

El profesor de sociología Frank Furedi concuerda con que la gente debe confiar en su propio juicio en lugar de guiarse por las normas.

“Una vez que las normas se convierten en la regla con las cuales juzgamos lo que está bien y que está mal, perdemos la capacidad y la madurez para hacer frente a lo que son siempre problemas complicados”.

Furedi creció durante la revolución sexual de la década de 1960 y cree que la generación más joven es más conservadora.

“A menudo veo a mi hijo -que ahora tiene 18 años- y a su generación, y realmente me recuerdan esa indecisión del tipo Jane Austen del siglo XIX, que me parece muy extraña para mi propia socialización. Vamos a dirigir un mundo que cada vez se vuelve más microguiado”.

A Urwin eso no le quita el sueño. “No por nada a la gente le encantan las novelas de Jane Austen”, dice. A ninguno de sus personajes nunca se le ocurriría robar un beso sin establecer con un alto grado de certeza que sería bien recibido.

Urwin piensa que darle a esos modales anticuados un toque moderno, con nuestro énfasis en el consentimiento, podría ayudarnos a navegar en el difícil terreno de las relaciones.

“Pensamos en los modales como en la manera de usar bien un cuchillo o lo que sea, pero no es así. Se trata de aprender a leer a otros seres humanos. Así que sí, yo creo que podrían ayudar con muchos de nuestros problemas”.

Dicen que los modales hacen al hombre. Tal vez ellos también podrían ayudar a mantenerlos fuera de los tribunales.

Fuente: BBC Mundo

Calcular IMC

Últimas noticias

HAZLO TÚ MISMA

20 tips de sexo para avivar la pasión en tus encuentros más íntimos

Leer Más

SEXO Y PAREJA

Acoso, aunque sea en broma

Leer Más

SEXO Y PAREJA

¿Por puritano?

Leer Más

MODA

La magia de lucir tacos altos

Leer Más

Más Leídas

SEXO Y PAREJA

Romances online.

SEXO Y PAREJA

Leer Más

SOY MAMÁ

Importante limitar a tus hijos con el uso de aparatos electrónicos

SOY MAMÁ

Leer Más

SEXO Y PAREJA

¿Amas o quieres a tu pareja?

SEXO Y PAREJA

Leer Más